Skip to content Skip to footer

Estos son los coches que estarán prohibidos en las carreteras en 2023: todo lo que necesitas saber

Introducción

La preocupación por el impacto ambiental que generan los automóviles en nuestras ciudades y carreteras es cada vez mayor. La emisión de gases contaminantes y el consumo de combustibles fósiles son factores que contribuyen al cambio climático y a la degradación del medio ambiente. Por este motivo, muchos países están empezando a tomar medidas para reducir la circulación de coches que no cumplen con ciertas normativas ambientales.

¿Qué coches serán prohibidos en las carreteras en 2023?

En muchos países de Europa, a partir del año 2023, se prohibirá la circulación de vehículos que emitan más de 95 gramos de CO2 por kilómetro recorrido. En España, esta medida entrará en vigor en el año 2025, aunque algunas ciudades ya han comenzado a tomar medidas al respecto.

Vehículos de gasolina y diésel

Los coches con motor de combustión interna que utilizan gasolina o diésel serán los principales afectados por esta medida. Estos vehículos son los que emiten mayores cantidades de CO2, óxidos de nitrógeno y partículas contaminantes a la atmósfera.

Coches de más de 10 años

Además de los vehículos con motor de combustión interna, se está planteando la posibilidad de prohibir la circulación de coches que tengan más de 10 años de antigüedad. Estos automóviles suelen tener tecnologías más anticuadas y menos eficientes en términos de consumo y emisiones.

Alternativas a los coches prohibidos

A pesar de la preocupación que pueda generar esta medida en algunos propietarios de coches antiguos, existen alternativas para poder moverse por la ciudad y en carretera de una manera más sostenible y amigable con el medio ambiente.

Coches eléctricos

Una de las opciones más extendidas es la adquisición de coches eléctricos. Estos vehículos no emiten gases contaminantes y su consumo energético es mucho menor que el de los coches de gasolina o diésel. Además, cada vez son más las estaciones de carga eléctrica que se están instalando en diferentes puntos de las ciudades.

Bicicletas y transporte público

Otras alternativas son el uso de bicicletas para los desplazamientos cortos en la ciudad o el uso del transporte público, que está cada vez más mejorado y ofrece servicios y precios más accesibles.

Conclusión

En definitiva, la prohibición de la circulación de coches que emiten altas cantidades de CO2 es una medida necesaria para reducir los efectos del cambio climático y mejorar la calidad del aire. Esto implica, sin embargo, un cambio en nuestras prácticas de movilidad y la adopción de modos de transporte más sostenibles y amigables con el medio ambiente.

  • Emisión de gases contaminantes
  • Cambio climático
  • Consumo de combustibles fósiles
  • Normativas ambientales
  • Motor de combustión interna
  • Coches eléctricos
  • Bicicletas
  • Transporte público
  • Calidad del aire
  • Modos de transporte sostenibles

Leave a comment